Muchas personas afirman que el pelo se cae más dependiendo de en que época del año se encuentran.

Especialistas capilares también sostienen opiniones diversas al respecto, mientras que unos le dan relevancia al factor estación otros directamente le quitan cualquier importancia.

Lo cierto es que el cabello sigue unos ciclos por los cuales unas veces cae para renovarse y volver a crecer, y lo cierto también es que estos ciclos no van emparejados de las estaciones del año sino que cada persona sigue sus propios ciclos.

En el Otoño se caen las hojas de los árboles y muchos afirman que el Otoño es época de caída, pero cabe recordar que nuestras cabezas no son arboles, por lo que equiparar la caída de las hojas con la caída del pelo puede carecer de toda lógica.

Las posibles causas por las que algunas personas experimentan una caída notoria en Otoño puede deberse entre otros factores al daño producido a nivel superficial, (que no interno), durante el verano, sol, playa y arena pueden afectar a la calidad del cabello y su apariencia e incluso pueden favorecer una caída, (con fines de renovación, no que el cabello se cae para no volver)

Para minimizar los efectos negativos que el verano con todo lo que implica pueda tener sobre nuestros cabellos se pueden seguir algunas pautas de cara a prevenir esta agresión, por ejemplo usar mascarillas apropiadas, ingerir un ciclo de vitaminas para el cabello, por ejemplo pilfood, vitacrecil o las capsulas de mercadona...por poner algunos ejemplos.

Estos complejos vitamínicos proporcionarán las vitaminas y los nutrientes necesarios para el cabello sobre todo en épocas carenciales como pueden ser etapas estivales o post-estivales


Opiniones contrarias al factor estacional


Muchas personas consideran que esto de la caída estacional es un mito y que simplemente nos lo hemos inventado viendo como se comportan algunas otras especies como pueden ser los felinos o los caninos, pero nuevamente, el ser humano es un animal diferente que no sigue las mismas pautas que otras especies.

Una caída puede considerarse normal cuando no supera los 100 cabellos al día, pero por debajo de esa cantidad es completamente normal ya que hay que tener en cuenta que el cabello se renueva cada 3 o 4 años y en aproximadamente 7-8 años pueden haberse renovado la totalidad de los cabellos de nuestra cabeza, siendo el nº aproximado de cabellos en una persona sin alopecia de aproximadamente 100.000 cabellos.


Hay que tener en cuenta que los ciclos de cada persona son diferentes y unas veces podemos notar más la caída que otras, pero nuevamente, si la caída se mantiene dentro de unos límites de aprox. 100 cabellos al día entonces entra dentro de lo normal.

La caía que nos debe preocupar pues no es la supuesta caída debido a una factor estacional, sino la caída debida a una factor genético o hereditario como el que causa la alopecia común o alopecia androgenetica. Si bien los productos como champús, lociones de vitaminas, ampollas de vitaminas, capsulas de vitaminas y demás complejos pueden venir bien para suplir al cabello de una dosis extra de vitaminas, lo cierto es que no tienen ningún efecto sobre aquellos cabellos afectados de alopecia androgenetica o alopecia común, y para estos casos sólo existe un tratamiento efectivo, el Minoxidl y el Finasteride, por lo tanto es importante separar el grano de la paja, no confundirse con el tipo de caía y ante cualquier duda sobre el tipo de caída que padecemos pues acudir a un especialista para que nos diagnostique y nos recete el tratamiento correcto que nuestro cabello en particular necesita.